70 años después: Winston Churchill y Franklin D. Roosevelt

IIGMEn estos días se conmemora el 70 aniversario del Día de la Victoria, una jornada inolvidable para Europa que significó el final de la II Guerra Mundial en su territorio. Como no podría ser de otra manera, la publicación digital El Oriente de la Gran Logia de España hace un repaso a esta importante celebración destacando la decisiva acción de nuestros hermanos esparcidos por la faz de la Tierra. Siempre trabajando por la libertad, la tolerancia y los valores democráticos.

Consciente de lo que significaba la victoria aliada, el maestro masón y primer ministro británico Winston Churchill escribió sobre ese día histórico: “La rendición incondicional de nuestros enemigos fue la señal para la mayor explosión de alegría en la historia de la humanidad”. Fue la determinación de dos Maestros Masones la que guió a millones de hombres y mujeres hacia esa victoria.

Frente a la política de apaciguamiento que precedió a la conflagración, el Querido Hermano Winston Churchill siempre alertó sobre el peligro que representaban los valores de la Alemania Nazi. Tras el comienzo de la guerra, en 1939, el Reino Unido supo mantenerse como la única fuerza capaz de resistir en solitario hasta 1941. Ese año, Estados Unidos declaró la guerra a las potencias del Eje dirigido por su Presidente, el Querido Hermano Franklin Delano Roosevelt.

En aquel primer año de esfuerzo conjunto, ambos Maestros Masones firmaron en algún punto del Atlántico a bordo del USS Augusta una declaración de principios en los cuales “descansan sus esperanzas de lograr un porvenir mejor para el mundo”. La Carta del Atlántico, repleta de idealismo, sería incorporada a la Declaración de las Naciones Unidas de 1942.

Category: