Masones Ilustres V

LALouis Armstrong Albert nació el 4 de agosto de 1901 en New Orleans, Lousiana y murió en la ciudad de Nueva York el 6 de julio de 1971. Fue un reconocido músico, compositor, trompetista y cantautor de jazz estadounidense conocido artísticamente como “Satchmo”. Creció en el seno de una familia pobre, en uno de los arrabales marginales de su ciudad de origen.

Era el hijo mayor del matrimonio entre W. Armstrong y M. Albert, quienes no pudieron proporcionarle una educación básica tras el abandono prematuro de su padre. Como niño autodidacta aprendió a tocar desde temprana edad-siete años- algunos instrumentos (clarín, clarinete, corneta y trompeta) mientras trabajaba para una familia judía (Karnofsky) la cual permitió que L. Armstrong se dedicara a la Música.

Gracias a sus habilidades musicales y a su brillante personalidad, transformó el jazz desde su condición inicial de música de baile, en una forma de arte popular. Aunque en el arranque de su carrera cimentó su fama sobre todo como cornetista y trompetista, más adelante sería su condición de vocalista la que le consagraría como una figura internacionalmente reconocida y de enorme influencia para el jazz.

Hablamos de él como una de las figuras más carismáticas e innovadoras de la Historia del jazz debido a sus habilidades musicales y su brillante personalidad que permitió transformar el jazz aunando la música de baile con las raíces folclóricas y populares.

La influencia de Armstrong en el desarrollo del jazz es virtualmente inabarcable. Incluso se puede decir que a causa de su desbordante personalidad, tanto como figura pública en sus últimos años como intérprete, su contribución como músico y cantante ha podido ser infravalorada.

Como trompetista virtuoso, Armstrong tenía un toque único y un extraordinario talento para la improvisación melódica. A través de su toque, la trompeta emergió como un instrumento solista en el jazz. Fue un magnífico acompañante y músico de grupo, aparte de sus extraordinarias cualidades como solista. Con sus innovaciones, elevó el listón musical para todos los que vinieron detrás de él.

A Armstrong se le considera el inventor de la esencia del canto jazzístico.

En su autobiografía podemos encontrar que estuvo afiliado a la logia “Los Caballeros de Pitias”. Y también estuvo afiliado a la logia Montgomery nº 18 (Prince Hall de Nueva York).